Si estás leyendo esto, lo más probable es que estés esperando un bebé o que lo hayas tenido hace poco, así que antes de seguir: ¡felicitaciones!

Has entrado en la etapa más difícil pero más bonita de tu vida. ¡¿Cómo no vas a retratarla?! Aquí van unos consejos para esta ardua labor.

1. Retrata los preparativos.

No esperes al nacimiento, puedes comenzar a fotografiar los preparativos o mostrar la ilusión que te hace que venga.

1

2. Fotografía a tu bebé con la familia.

Procura que todos tengan una foto con tu bebé, por separado, por parejas o en grupo, pero que tenga un recuerdo de cuando conoció a su familia y de la cara de felicidad que pusieron. Y si tiene hermanitos o primitos, ¡pues no puedes dejar de retratarlos juntos!

3. Inmortaliza los datos de su nacimiento.

Haz un recordatorio del día y la hora a la que nació,  cuánto pesó y midió…

3

4. La importancia de los detalles.

Cuando son tan pequeñitos, sus partes del cuerpo son tan adorables! Esos piececitos, sus preciosas y diminutas manos, la piel (pellejos) de los primeros días… inmortaliza todos esos detalles, se van muy rápido.

5. Retrata su evolución.

Muestra su crecimiento retratando a tu bebé en el mismo sitio o con el mismo objeto cada mes o cada semana, luego puedes realizar un montaje y ver cómo ha ido cambiando.

6. Regalos u objetos “queridos”.

¿Lleva una ropita que fue tuya o que le ha tejido un familiar con todo el amor del mundo? ¿O un juguete? Pues hazle una foto con esto, el día de mañana puede que esa ropa o ese juguete ya no existan, pero quedará la foto para el recuerdo.

7. Gestos.

Cada bebé tiene sus propios gestos y expresiones, y estos pueden cambiar por días, semanas o quedarse de por vida. Si puedes capturar alguno, cuando crezca le hará gracia.

5

8. Momentos.

Todos los momentos son especiales, tienen su lado más y menos bonito, pero es una gozada cuando pasa un poco de tiempo tener fotografías de todos ellos, el momento del baño, de la comida, de las cosquillas, de las risas, del dormir en brazos… No se trata de hacer un día un maratón, ten siempre la cámara a mano y un día le fotografías en el baño, otro día las cosquillas… disfruta de tu bebé y de la fotografía, no te estreses que ese no es el objetivo.

9. Su primera vez.

Habrá una primera vez en la que se muerda el pie, en la que gatee, en la que asome un diente, en la que haga palmas… si retratas esos momentos tu álbum fotográfico servirá también como diario gráfico de sus progresos (si le pones la fecha, claro).

10. Proyectos (una foto al día, una foto a la semana, al mes… ).

Puedes proponerte proyectos, por ejemplo hacerle una foto al día durante el primer mes, o una foto a la semana en diferentes momentos del día, esto también sirve como diario gráfico y como un reto personal. 

11. Autorretratos.

Monta tu trípode, agarra el disparador remoto y mientras pasas un rato feliz con tu bebé, dispara de vez en cuando. Si eres quien normalmente hace las fotos, con el tiempo te darás cuenta de que tienes cientos de fotos de tu bebé y otras tantas de tu bebé con el resto de la familia, pero contigo tendrá poquitas. 

12. Exteriores.

No te limites a las fotografías en casa, cuando salgas de paseo, la primera vez que vea el mar, o que vaya de excursión al campo. Retrata todos esos momentos así cuando sea más grande se lo podrás contar mientras ve las imágenes.

8

13.Hazle primeros planos.

Los bebés cambian por semanas, o casi que por días, hazle muchos primeros planos para que todas esas caritas queden retratadas por siempre. Si intentas recordarlas será imposible, pero cuando veas las fotos te acordarás perfectamente de esos días.

  • Captura emociones

A veces lo importante no será buscar un buen fondo o estudiar el encuadre, sino tener la rapidez suficiente para capturar un momento especial, emotivo. Esa es la ventaja que tienes sobre un fotógrafo profesional, puesto que él o ella están 3 ó 4 horas con tu bebé, pero tú estás todo el día, todos los días. Esta es tu verdadera labor, fotografiar esos momentos.

  • Creatividad al poder

Si se te da bien la edición o te apetece jugar, puedes hacer cosas como estas. Ya hemos dicho muchas veces que la creatividad no tiene límites, no los pongas con tu bebé.

  • Que la pereza no te venza

Imprime en papel tus fotos, no vayas acumulando en el disco duro porque llegará un día en el que te puedes marear como digas de imprimir de golpe las tropecientasmilquinientasveintisiete fotos que le has hecho a tu bebé y acabes por no sacar ninguna.

7

*Fuente: Blog del Fotógrafo (http://www.blogdelfotografo.com/)